Artículos

Explora esta sección y descubre propuestas sobre cómo relacionarnos con los estudiantes, cómo planear mejores clases, qué estrategias y actividades de enseñanza implementar y cómo evaluar, entre otras estrategias para mejorar como profesor. No te olvides de compartir tus opiniones y experiencias en los comentarios.

¿Cómo ponerme en el lugar de mis estudiantes?

EMPATÍA

En algún momento u otro, todos nos hemos visto en el papel del estudiante. Para convertirnos en docentes, tenemos años de preparación y estudios, en donde nos encontramos del otro lado del escenario. Sin embargo, ¿qué sucede cuando subimos al estrado? ¿Por qué muchas veces nos olvidamos de lo que es ser un alumno?

La empatía se define como “una capacidad relacionada con la percepción de lo que sienten los demás, ser capaces de ver las cosas desde su perspectiva, y con cultivar la afinidad con una amplia diversidad de personas” (Bocco; 3). Como dice una frase comúnmente utilizada, ser empático significa “ponerse en los zapatos de los demás”.

Ésta no es una tarea fácil; pero, como docentes, es fundamental. Educar no significa “moldear”, “fabricar” o “producir”. Muy por el contrario, educar es descubrir, guiar y formar, puesto que nos encontramos frente a seres humanos libres, con inteligencia y con voluntad. El educador trabaja “con” el educando; no “sobre” él, como lo haría un artista con un material. Se trata de una colaboración, un proceso humano.

Y es que en el proceso educativo intervienen dos personas: el educando, que es el agente mismo de la educación y el educador, que lo ayuda. Se trata de una acción recíproca que implica un querer, un acto de voluntad por parte del educando.

Tener empatía es “entrar en la piel del estudiante, permaneciendo fuera. Sólo así el educador comprende los sentimientos del alumno y le puede comunicar que está siendo comprendido” (Reza, et al.: 2010: 6). Es por ello, que facilita las interacciones entre los estudiantes y el profesor. Al tomar la perspectiva de un estudiante, se potencializa la apertura, atención y relaciones positivas; y es una gran fuente de motivación y compromiso académicos.

Ser empático como docente implica (Reza, et al.; 2010: 7):

  1. Reconocer la dignidad de cada alumno y respetar sus derechos. Al trabajar con seres humanos, este punto es imprescindible.

  2. Equilibrar la cantidad de trabajo a las capacidades del alumno. Para ello, tendremos que hacer un buen diagnóstico de necesidades y comprometernos a conocer a nuestros estudiantes. También implica evaluarlos de la manera adecuada y justa.

  3. Propiciar un clima de colaboración y compañerismo en el grupo, en donde el estudiante tenga la suficiente confianza para participar, expresar sus dudas e inquietudes, y hacer comentarios.

  4. Mostrar una actitud de apertura al conocer a los estudiantes. Esto se verá reflejado en la actitud en clase, la disponibilidad para responder sus dudas,la disposición del docente para apoyarlos en sus trabajos e incluso, en conocer sus nombres.

  5. Ayudar a los alumnos a superar sus limitaciones, motivándolos constantemente y siendo un ejemplo para ellos.

 

Por supuesto que ser empático no significa dejar de ser exigente o quebrar la autoridad del docente. Muy por el contrario, al tomar la posición del alumno, conoceremos a profundidad sus capacidades y podremos exigirle lo que es debido, motivándolo de forma efectiva. La empatía es parte del ejercicio del liderazgo de los maestros.

 

Licencia de Creative Commons
¿Cómo ponerme en el lugar de mis estudiantes? by Isabel Diez Uriarte is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.cie.up.edu.mx.

Isabel Diez Uriarte

Pedagoga por la Universidad Panamericana. Trabajó en el Centro de Innovación Educativa redactando artículos y noticias sobre apoyo a la docencia, innovación educativa y asesoría universitaria.

Fuentes de Consulta

  • BOCCO, María Inés. (s.f.) Estudio de capacidades de la inteligencia emocional en docentes universitarios y  su relación con el rendimiento académico de los estudiantes: Proyecto de tesis de maestría  en Didáctica de las Ciencias Experimentales. Argentina: Universidad Nacional del Litoral.
  • REZA, Flor; et al. (2010). Liderazgo docente en maestros de educación superior. México: Universidad de Baja Californiaia

Material Externo

  • Berkley University of California: “Motivating students”. Este artículo contiene una reflexión más detallada en cuanto a las estrategias que permiten que el estudiante se encuentre motivado en su proceso de aprendizaje: http://teaching.berkeley.edu/bgd/motivate.html
  • Berkley University of California: “Minimizing the distance between teacher and student”. Aquí encontrarás consejos prácticos para acercarte a tus estudiantes y crear más empatía con ellos: http://teaching.berkeley.edu/minimizedistance.html
  • David Goleman: “La Inteligencia Emocional”. Decía Aristóteles que todo el mundo se enoja; pero estarlo “con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto, de la forma correcta” … eso ya no es tan sencillo. En este libro encontrarás todas las bases de la inteligenc