Artículos

Explora esta sección y descubre propuestas sobre cómo relacionarnos con los estudiantes, cómo planear mejores clases, qué estrategias y actividades de enseñanza implementar y cómo evaluar, entre otras estrategias para mejorar como profesor. No te olvides de compartir tus opiniones y experiencias en los comentarios.

Tengo que explicar conceptos difíciles y no sé cómo hacer que los estudiantes los comprendan

Analogía

Como profesores universitarios, en numerosas ocasiones nos vamos a encontrar frente a este problema: ¿Cómo explicar conceptos que resultan difíciles de aprehender y que, muchas veces, son esenciales para una completa comprensión de toda la unidad de estudio?

Existen diversas competencias que un profesor puede desarrollar para hacerlo. El día de hoy abordaremos una de ellas: la construcción de analogías.

En realidad, descubrirás que ya utilizas analogías o lo has hecho en alguna ocasión, incluso, en la vida cotidiana; cuando recurre a otros conceptos para explicar uno nuevo, es lo que estás haciendo, pero profundicemos más al respecto.

Las analogías se definen como “similitudes parciales entre distintas situaciones, que apoyan inferencias subsecuentes” (Gentner, 1998, p. 107); es decir, que al presentar una analogía, lo que estamos haciendo es encontrar semejanzas entre conceptos. Éstos son parecidos en ciertos aspectos y diferentes en otros.

Nos dice Glynn que al hacer analogías, estamos creando “puentes conceptuales entre lo que es familiar y lo que es nuevo” (2007, p. 52).

Ahora bien, ¿cómo hacemos una analogía? En realidad es bastante sencillo y, como se ha comentado, en la vida cotidiana recurrimos mucho a ellas; sin embargo, debemos asegurarnos de que existan ciertas condiciones para que el aprendizaje sea exitoso. Una de éstas se refiere a que todos los estudiantes deben conocer de antemano el concepto análogo. De no hacerlo, les será imposible entender la conexión.

En general, se siguen los siguientes pasos para crear una buena analogía (Glynn, 2007,  p. 53):

  • Introducir el concepto a enseñar.

  • Recordar a los estudiantes lo que ya saben sobre el concepto análogo.

  • Identificar los aspectos relevantes de ambos conceptos.

  • Hacer la conexión entre las similitudes que presentan.

  • Indicar hasta qué punto son semejantes y en dónde dejan de serlo.

  • Sacar conclusiones sobre el concepto a enseñar.

 

Licencia de Creative Commons
Tengo que explicar conceptos difíciles y no sé cómo hacer que los estudiantes los comprendan by Isabel Diez Uriarte is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Isabel Diez Uriarte

Pedagoga por la Universidad Panamericana. Trabajó en el Centro de Innovación Educativa redactando artículos y noticias sobre apoyo a la docencia, innovación educativa y asesoría universitaria.

Material Externo

  • Gentner,  D. (1998). Analogy, en W. Bechtel & G. Graham (Eds.), A companion to cognitive science. Oxford: Blackwell.
  • Glynn, S. (abril / mayo de 2007). The teaching-with-analogies model: Building conceptual bridges with mental models, en Science and Children. Arlington: National Science Teachers Association.