Artículos

Explora esta sección y descubre propuestas sobre cómo relacionarnos con los estudiantes, cómo planear mejores clases, qué estrategias y actividades de enseñanza implementar y cómo evaluar, entre otras estrategias para mejorar como profesor. No te olvides de compartir tus opiniones y experiencias en los comentarios.

¿Qué significa ser un modelo de vida?

Profesores: Modelos de vida      

Ser un profesor es ser un modelo de vida. Así como se escucha. Lo sé, es una afirmación fuerte; pero es completamente cierta. Ya decía Henry Adams que “un maestro afecta a la eternidad, nunca se sabe dónde termina su influencia”. Y es verdad. Para bien o para mal, un maestro puede llegar a “afectar a la eternidad”. El auténtico reto es hacer hasta lo imposible, a través de nuestro propio estilo docente, para que sea para bien.  

Y es que, como bien sabemos, la docencia no es una profesión fácil. Tenemos una gran responsabilidad sobre nuestros hombros: la formación de seres humanos. Pero precisamente este gran desafío es lo que hace de esta tarea una de las más satisfactorias de todas.

Cada minuto que estamos frente a un grupo enseñando, nuestros  estudiantes están aprendiendo, tanto del contenido de la clase, como de nosotros mismos. La ejemplaridad es la mejor herramienta con la que contamos.

Es por ello que todo docente requiere, dentro de su propio estilo, de un criterio que lo oriente; virtudes y normas morales que integren su quehacer único y auténtico. Es decir, que todas estas virtudes se relacionan con el propio estilo docente; el ser uno mismo, el ser auténtico. Algunas de las pautas fundamentales que deben caracterizar su labor como profesor son las siguientes:

  • Sea responsable: prevea, planifique, cumpla con lo que ha dicho.

  • Sea confiable: que sus alumnos se puedan acercar a usted para pedir apoyo o ayuda.

  • Sea respetuoso: sea cordial y cree un clima de respeto en sus clases.

  • Sea justo: se ha de ser exigente, pero jamás comprometiendo el sentido de justicia, que se refiere a dar a cada quien lo que le corresponde.

  • Sea estudioso: recuerde que un profesor jamás deja de aprender y actualizarse.

  • Sea prudente: en su actuar y hablar frente al grupo y cualquier estudiante o colega.

  • Sea humilde: somos humanos y nos podemos equivocar. Reconozca y rectifique sus errores.

  • Sea generoso: esta profesión se basa completamente en la donación. Sea servicial y jamás se olvide de agradecer hasta los pequeños detalles.

  • Esté comprometido: con sus estudiantes, sus colegas, su institución y por supuesto, la gran labor de la educación.

  • Esté motivado: no hay nada más increíble para un estudiante que entrar a una clase en donde su profesor se muestre feliz y realizado con su labor como docente, puesto que esta energía se contagia. Esta profesión requiere de una auténtica vocación y pasión.

Así que, como dice Cardona, “ha de ser un buen profesor, siendo un profesor bueno” (1990: 19). ¿Todavía recuerda a aquel docente que le cambió la vida y le hizo querer ser profesor? Seguramente estaba caracterizado por un comportamiento y compromiso ético ejemplar. Estamos llamados a ser modelos de vida, tal como ellos lo fueron para nosotros. Sea el mejor profesor que puede llegar a ser e inspire estas virtudes por donde quiera que vaya.

Licencia de Creative Commons
¿Qué significa ser un modelo de vida? by Isabel Diez Uriarte is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.cie.up.edu.mx.

Isabel Diez Uriarte

Pedagoga por la Universidad Panamericana. Trabajó en el Centro de Innovación Educativa redactando artículos y noticias sobre apoyo a la docencia, innovación educativa y asesoría universitaria.

Material Externo