Artículos

Explora esta sección y descubre propuestas sobre cómo relacionarnos con los estudiantes, cómo planear mejores clases, qué estrategias y actividades de enseñanza implementar y cómo evaluar, entre otras estrategias para mejorar como profesor. No te olvides de compartir tus opiniones y experiencias en los comentarios.

¿Cómo puedo identificar y trabajar con los estilos de aprendizaje de mis estudiantes?

Como profesores, podemos observar que cada uno de nuestros estudiantes tiene una manera muy particular de aprender. Algunos buscan siempre el diálogo y el debate, otros no pueden dejar de tomar apuntes. Algunos otros muestran preferencia por el análisis de lecturas y otros por la realización de ejercicios y proyectos prácticos. En ello se desvela que cada estudiante tiene un estilo de aprendizaje único.

 

Los estilos de aprendizaje son “los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos, que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo los discentes perciben, interaccionan y responden a sus ambientes de aprendizaje” (ALONSO Y GALLEGO en RAMÍREZ, OSORIO, 2008: 3).  Los rasgos cognitivos tienen que ver con la forma en que los estudiantes estructuran los contenidos, forman y utilizan conceptos, interpretan la información, resuelven los problemas y seleccionan medios de representación (visual, auditivo, kinestésico). Los rasgos afectivos se vinculan con las motivaciones y expectativas que influyen en el aprendizaje, mientras que los rasgos fisiológicos están relacionados con el género y ritmos biológicos, como puede ser el de sueño-vigilia, del estudiante (SEP, 2004:4).

Existen varias teorías relacionadas con los estilos de aprendizaje. Una de ellas es el modelo de estilos de aprendizaje elaborado por Kolb, el cual, supone que para aprender algo debemos trabajar o procesar la información que recibimos.

Todos desarrollamos una preferencia por uno de estos cuatro estilos. La observación de la conducta de los alumnos en clase es clave para identificar su estilo de aprendizaje. Para ello es necesario conocer los rasgos generales que caracterizan a cada uno.

  1. Alumnos activos: Son de mente abierta, nada escépticos y acometen con entusiasmo nuevas tareas. Aprenden mejor con los desafíos y se aburren con los proyectos a largo plazo. El aprendizaje les resulta más difícil cuando tienen que adoptar un papel pasivo, cuando tienen que asimilar, analizar e interpretar datos y cuando tienen que trabajar solos. La pregunta que quieren responder con el aprendizaje es ¿cómo? (SEP, 2004: 23).

  2. Alumnos reflexivos: Los alumnos reflexivos tienden a adoptar la postura de un  observador que analiza sus experiencias desde muchas perspectivas distintas. Recogen datos y los analizan detalladamente antes de llegar a una conclusión. Son precavidos y analizan todas las implicaciones de cualquier acción antes de ponerse en movimiento. En las reuniones observan y escuchan antes de hablar procurando pasar desapercibidos. La pregunta que quieren responder con el aprendizaje es ¿por qué? (SEP, 2004: 23).

  3. Alumnos teóricos: Los alumnos teóricos adaptan e integran las observaciones que realizan en teorías complejas y bien fundamentadas lógicamente. Piensan de forma secuencial y paso a paso, integrando hechos dispares en teorías coherentes. Les gusta analizar y sintetizar la información y su sistema de valores premia la lógica y la racionalidad. Se sienten incómodos con los juicios subjetivos, las técnicas de pensamiento lateral y las actividades faltas de lógica clara. La pregunta que quieren responder con el aprendizaje es ¿qué? (SEP, 2004: 24).

  4. Alumnos pragmáticos: A los alumnos pragmáticos les gusta probar ideas, teorías y técnicas nuevas, y comprobar si funcionan en la práctica. Les gusta buscar ideas y ponerlas en práctica inmediatamente, les aburren e impacientan las largas discusiones discutiendo la misma idea de forma interminable. Son básicamente gente práctica, apegada a la realidad, a la que le gusta tomar decisiones y resolver problemas. Los problemas son un desafío y siempre están buscando una manera mejor de hacer las cosas. La pregunta que quieren responder con el aprendizaje es ¿qué pasaría si…? (SEP, 2004: 24).

La pregunta ahora es ¿cómo integrar estos estilos de aprendizaje en estrategias de enseñanza efectivas?

Todos desarrollamos una preferencia por uno de estos estilos de aprendizaje. Para el docente puede resultar complicado implementar en clase tantos tipos de enseñanza como estilos de aprendizaje tengan sus alumnos. Pero sí puede intentar elaborar un modelo de docencia en el aula que englobe habilidades y competencias características de los estilos de aprendizaje básicos. De este modo, el alumno se podrá sentir motivado cuando trabaje en el área en la que tiene mayores fortalezas y, a la vez, podrá experimentar con otras formas de asimilar los conocimientos (VÁZQUEZ-REINA, 2010). Un aprendizaje óptimo requiere de las cuatro fases, por lo que será conveniente presentar nuestra materia de tal forma que garanticemos actividades que cobran todas las fases del modelo de Kolb.

Kolb dice que, por un lado, podemos partir:

  • de una experiencia directa y concreta: alumno activo.

  • o bien de una experiencia abstracta, que es la que tenemos cuando leemos acerca de algo o cuando alguien nos lo cuenta: alumno teórico.

Las experiencias que tengamos, concretas o abstractas, se transforman en conocimiento cuando las elaboramos de alguna de estas dos formas:

  • reflexionando y pensando sobre ellas: alumno reflexivo.

  • experimentando de forma activa con la información recibida: alumno pragmático (SEP, 2004: 22).

 

A manera de conclusión, es importante conocer el estilo de aprendizaje de los estudiantes, pues ello proporciona al profesor una herramienta útil para “personalizar el aprendizaje, enseñar a aprender a aprender; es decir, posibilitar el conocimiento y destreza necesarios para aprender con efectividad en cualquier situación en que uno se encuentre” (RAMÍREZ, OSORIO, 2008:3).  

Licencia de Creative Commons
¿Cómo puedo identificar y trabajar con los estilos de aprendizaje de mis estudiantes? by Rocío Chávez Tellería is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.cie.up.edu.mx.

Rocío Chávez Tellería

Pedagoga de la Universidad Panamericana y colaboradora del Centro de Innovación Educativa.

Fuentes de Consulta

Material Externo

  • En el siguiente manual puede consultar con mayor profundidad, los rasgos de los distintos estilos de aprendizaje según varios modelos. De igual manera podrá encontrar instrumentos de medición para identificar el estilo de aprendizaje personal y estrategias didácticas que apoyan a cada estilo: http://biblioteca.ucv.cl/site/colecciones/manuales_u/Manual_Estilos_de_A...
  • En el siguiente link encontrará el test CHAEA (Cuestionario Honey Alonso de Estilos de Aprendizaje), ideado por Catalina Alonso y Domingo Gallego, profesores de la Facultad de Educación de la UNED, el cual le permitirá identificar los estilos de aprendizaje de sus alumnos: http://www.estilosdeaprendizaje.es/chaea/chaea.htm